Directiva de tributación energética: No se espera progreso antes de las elecciones de la UE 2024

26 abril 2024 - EUROACTIVE

A pesar de la presentación de un nuevo texto de compromiso a los gobiernos nacionales el jueves (25 de abril), no se espera un progreso serio en la revisión de la directiva de tributación energética antes del próximo mandato del Parlamento y la Comisión de la UE.

Euractiv habló con varios diplomáticos europeos cercanos al tema, con uno diciendo que la perspectiva de una posición común antes del verano parecía “un poco ambiciosa”.

Euractiv habló con varios diplomáticos europeos cercanos al tema, con uno diciendo que la perspectiva de una posición común antes del verano parecía “un poco ambiciosa”.

Bélgica, que ostenta la presidencia rotativa del Consejo de la UE hasta el 30 de junio, puso la revisión de la directiva de tributación energética (ETD) en su agenda.

Este fue el segundo intento de la presidencia belga para avanzar en el tema. A finales de febrero, su primer texto de compromiso no logró obtener apoyo, aunque se basó en esfuerzos previos de las presidencias del Consejo de España y Eslovenia en 2023.

Muchos interesados ven la continua aplicación de las reglas fiscales actuales como un problema serio, argumentando que desincentivan la inversión en energía más respetuosa con el clima.

Tres años de negociaciones

La Directiva de Tributación Energética está en vigor desde 2003. Establece un nivel mínimo de tributación sobre productos energéticos, combustibles y electricidad. Pero su equiparación de todas las fuentes de energía, sean emisoras de carbono o no, no está alineada con los objetivos climáticos más amplios de la UE.

Según el Tribunal de Cuentas Europeo, las reglas de la directiva están en contradicción con la política climática de la UE.

Como resultado, la Comisión Europea propuso una revisión en 2021. Desde entonces, las discusiones se han estancado, obstaculizadas no solo por la guerra en Ucrania, sino también por el hecho de que los asuntos fiscales siguen siendo una competencia exclusiva de los gobiernos nacionales.

Esto significa que los 27 países deben estar de acuerdo en las nuevas reglas. En otras palabras, cada país tiene un veto de facto, que puede usar para proteger sus propios intereses.

Sin posición parlamentaria

También hay falta de consenso entre los grupos políticos en el Parlamento Europeo, que solo tiene un papel consultivo en este tema.

El legislador principal del texto, Johan van Overtveldt (ECR), se negó a presentar un informe para su consideración por el Comité de Asuntos Económicos del Parlamento el jueves pasado (18 de abril).

“Está claro que después de todos estos años de negociaciones, todavía no hay una mayoría clara para los compromisos”, dijo. Según él, “los Socialistas y los Verdes se negaron a comprometerse sobre el período de transición para los sectores de aviación y marítimo, así como sobre el papel y el futuro de la energía nuclear”.

El parlamentario belga está posponiendo el texto hasta después de las elecciones. “Le corresponde al próximo Parlamento decidir el destino de este expediente”, concluyó.

Negociaciones fallidas del Consejo

El texto inicial de compromiso de la presidencia belga, presentado a fines de febrero a los gobiernos nacionales, ofrecía más flexibilidad en las reglas fiscales, por ejemplo, excluyendo la madera y el carbón vegetal del ámbito de la directiva.

El segundo compromiso, discutido ayer (25 de abril), incluye una serie de elementos adicionales para satisfacer las demandas de las diversas delegaciones, como una mayor flexibilidad en la tributación de los combustibles de aviación, “uno de los puntos complicados” del texto, dijo un diplomático europeo a Euractiv.

A pesar de estas concesiones, se avanzó poco. “No es seguro que podamos llegar a un acuerdo durante la presidencia belga”, agrega el primer diplomático contactado.

Otro diplomático fue más cauteloso: “En esta etapa, es demasiado pronto para decir si el Consejo podrá llegar a un acuerdo antes de fin de semestre”.

“Si las delegaciones no pueden apoyar el texto de compromiso, existe el riesgo de que la directiva de tributación energética actualmente aplicable continúe aplicándose por un período indefinido, lo que sería lamentable”, señaló la presidencia belga en su compromiso.

Problemas para los interesados

En Francia, mantener las reglas actuales no revisadas sería problemático, dicen varios interesados.

Sería “decepcionante”, dijo a Euractiv Phuc-Vinh Nguyen, investigador de políticas energéticas en el grupo de expertos Instituto Jacques Delors. “Tal como está, la directiva es un desincentivo para la inversión en energías no carbonizadas, debido a las tasas impositivas mínimas que son más favorables a los combustibles fósiles”, continúa.

Al mismo tiempo, la Unión francesa de electricidad, que representa los intereses de la industria eléctrica francesa, insiste en una revisión de la directiva para “asegurar una igualdad de condiciones en términos de clima entre las energías, para apoyar la descarbonización”.

El ex primer ministro italiano Enrico Letta señaló en su reciente informe de alto perfil sobre el mercado único que “es necesario un acuerdo rápido sobre la ETD para proporcionar el incentivo adecuado a las energías renovables en todo el mercado único”.

VER TAMBIÉN:

Este sitio web utiliza cookies para ofrecer un mejor servicio. Le recomendamos leer nuestra Política de Privacidad. Si continúa navegando la consideramos aceptada.